Ir al contenido principal

¿Cómo nos gustaría educar a nuestros hijos?

Nuestra gran responsabilidad actual, no es el conseguir que las personas mayores o de nuestra edad cambien. Cada uno lleva a cuestas su mochila en cuanto a educación y  experiencia adquiridas y cada uno ha utilizado el libre albedrío basándose en sus propios parámetros. 

A personas que jamás han interiorizado, a esclavos de un sistema que ya los ha absorbido, que se han convertido en muchos casos en un autómata que no desea salir de esa cadena, se les puede explicar el nuevo paradigma, pero es difícil que lo comprendan, si no han decidido interiorizar, comprender y sintonizar consigo mismos. 

Es en muchos casos la felicidad de la infelicidad, la resignación o el conformismo con dejar pasar la vida sin profundizar más porque se ha decidido quedarse en la superficie que es en donde el sistema quiere que te quedes.

Mucho ha tenido que ver la educación recibida, las culpas, los miedos, las necesidades a la carta y la importancia que se le da al dinero.
El sistema se encarga de que seamos un buen engranaje para su maquinaria de consumo, desde que nacemos nos introducen en la linea a seguir. 

Es ahí en donde tenemos que centrar nuestros esfuerzos, explicando a los niños que no todo es como te lo cuentan, que no son recipientes de memoria, que no toda norma es correcta, que desarrollen sus propios conceptos, desde el amor y la solidaridad, no desde el enfrentamiento y la competencia. Conseguir que el punto de partida varíe, ya nos asegura un futuro bien diferente y ese punto de partida son los niños y los parámetros en los que se basen, bien hacia una vida en equilibrio con su auténtica naturaleza o bien hacia una vida en la matrix de un sistema material y de espaldas por completo a esa auténtica naturaleza.
Centrémonos en ellos. 

Saber escucharles, no imponer, conversar, no competir, animar a desarrollar su capacidad sin exigencia, mejor aprender y comprender que sacar buenas notas, desarrollar su sensibilidad, su amor por la naturaleza, 
En definitiva, involucrarnos con ellos, sin olvidar además, lo mucho que de ellos podemos aprender.
Desde el amor, el afecto y la solidaridad, el concepto del mundo varía por completo y será la base para ese cambio de conciencia. Y sobre todo que aprendan la importancia de una espiritualidad, con el único condicionante del conocimiento de uno mismo. 

Entradas populares de este blog

Cuando una mujer ya habla con la luna

Extracto del libro titulado "28 días, mi bruja y yo".
Inmaculada Izquierdo nos acerca a esa comprensión, a esa comunión que como dice "El Kyvalión" "Como es arriba, es abajo..."

Doy Fe de que Inmaculada ya habla con la luna, pero ella os lo explica mejor en este enlace

Cuando una mujer ya habla con la luna...





Para pedir información sobre el libro contactar:
juanjo.iglesias@asahago.com



PRESENTACIÓN

Asahago es una palabra de la tribu Fayú que significa "los mejores deseos" para la o las personas a quién se dirige.
La tribu Fayú es una tribu de Papúa occidental en Indonesia.
Esta tribu, ha permanecido aislada durante miles de años y no conocen ni los metales y se alimenta de serpientes, pájaros, ranas y cocodrilos.
En un mundo de continua globalización, encontrar una tribu de estas características, es algo que resulta cuanto menos sorprendente y que nos puede ayudar a reencontrar nuestros orígenes y posibles caminos tomados equivocadamente en nuestra evolución material.
Gracias a Sabine Kuegler que con su libro "La niña de la jungla", relata sus experiencias en la tribu Fayú, y con el que deseaba sensibilizar a la gente de la importancia de las tribus indígenas adopté este nick de Asahago.
Hablaremos de muchos temas, pero en especial de la necesidad cada vez más imperiosa que tenemos los seres humanos, de reencontrar nuestro camino hacia el ser. A valorar la importa…

Encontrarte

Tiempo lineal que he pasado sin escribir.  Seguramente porque decidí centrarme en mi mismo hace ya más de un año.  Pero ha sido en el traspaso de este invierno cuando realmente he podido tomar consciencia de la cantidad de veces que hablaba y hablaba sin materializar en la tierra todo aquello que decía. 
Creemos muchas veces que con poner frases bonitas, ya sea en el Facebook, o en cualquier medio que pueda ofrecer una imagen de ti, ya lo tenemos todo hecho. Quizá porque nos centramos más en la apariencia que en la  transformación real de uno mismo.
Pero realmente lo aplicamos a nuestras vidas ?.
En mi caso ha sido que no. He necesitado bastante tiempo para ser consciente de ello.  Siempre había personas a las que culpar, siempre encontraba la posibilidad de quejarme de alguien, o del mismo sistema al que le exigía una responsabilidad que no me aplicaba a mi mismo en cada una de mis acciones.
Podemos hablar del cambio porque sentimos esa llamada espiritual, que aun sin saber con cert…