Ir al contenido principal

¿Cual es el modelo social adecuado para que el hombre se desarrolle?


Este corto dirigida por los hermanos alemanes Wolfgang y Christoph Lauenstein, es una notable pieza de animación Stop Motion ganadora del Oscar al Mejor Corto de Animación en 1989.

Balance no es bonita y el movimiento de los personajes carece de la habilidad artística y el pulido de algunos de los más experimentados profesionales del medio (los directores aun eran estudiantes), lo que brilla aquí es la idea y la ejecución.

La física del equilibrio es suficientemente realista, y las acciones clave de los personajes están imbuidas de una finalidad contundente. El entorno sobrio y la austeridad de los personajes sirven para analizar la profundidad del alma humana.

El pequeño mundo de estos hombres grises se mantiene en equilibrio mientras todos colaboran, y la actuación de cada uno se verá respaldada por la de algún otro. El problema surge cuando un nuevo elemento aparece en escena, ahí aparece lo peor de cada uno: la avaricia y el egoísmo, que llevan a que ese mundo que se sostenía a la perfección se desmorone de forma trágica. Perfecto simbolismo para analizar qué valores predominan en los humanos cuando, como estos hombrecillos, lo sacrifican todo por poseer un objeto que, en soledad, termina siendo inservible.

Es importante tener en cuenta el contexto en que fue realizado el film, la Alemania del post-comunismo, 1989, lo que agrega un nuevo elemento a la lectura del mismo. La simbología del comienzo remite a la Alemania del este, gris, triste donde los personajes se diferencian por un número en la espalda. La llegada de la caja, un objeto totalmente superfluo, despierta la avidez por poseerlo a cualquier costo, aunque esto signifique la desaparición de los otros, la verdadera cara del capitalismo.

Esta nueva lectura invita a reflexionar sobre cuál sería el modelo social adecuado para que el hombre se desarrolle

Entradas populares de este blog

Cuando una mujer ya habla con la luna

Extracto del libro titulado "28 días, mi bruja y yo".
Inmaculada Izquierdo nos acerca a esa comprensión, a esa comunión que como dice "El Kyvalión" "Como es arriba, es abajo..."

Doy Fe de que Inmaculada ya habla con la luna, pero ella os lo explica mejor en este enlace

Cuando una mujer ya habla con la luna...





Para pedir información sobre el libro contactar:
juanjo.iglesias@asahago.com



PRESENTACIÓN

Asahago es una palabra de la tribu Fayú que significa "los mejores deseos" para la o las personas a quién se dirige.
La tribu Fayú es una tribu de Papúa occidental en Indonesia.
Esta tribu, ha permanecido aislada durante miles de años y no conocen ni los metales y se alimenta de serpientes, pájaros, ranas y cocodrilos.
En un mundo de continua globalización, encontrar una tribu de estas características, es algo que resulta cuanto menos sorprendente y que nos puede ayudar a reencontrar nuestros orígenes y posibles caminos tomados equivocadamente en nuestra evolución material.
Gracias a Sabine Kuegler que con su libro "La niña de la jungla", relata sus experiencias en la tribu Fayú, y con el que deseaba sensibilizar a la gente de la importancia de las tribus indígenas adopté este nick de Asahago.
Hablaremos de muchos temas, pero en especial de la necesidad cada vez más imperiosa que tenemos los seres humanos, de reencontrar nuestro camino hacia el ser. A valorar la importa…

Encontrarte

Tiempo lineal que he pasado sin escribir.  Seguramente porque decidí centrarme en mi mismo hace ya más de un año.  Pero ha sido en el traspaso de este invierno cuando realmente he podido tomar consciencia de la cantidad de veces que hablaba y hablaba sin materializar en la tierra todo aquello que decía. 
Creemos muchas veces que con poner frases bonitas, ya sea en el Facebook, o en cualquier medio que pueda ofrecer una imagen de ti, ya lo tenemos todo hecho. Quizá porque nos centramos más en la apariencia que en la  transformación real de uno mismo.
Pero realmente lo aplicamos a nuestras vidas ?.
En mi caso ha sido que no. He necesitado bastante tiempo para ser consciente de ello.  Siempre había personas a las que culpar, siempre encontraba la posibilidad de quejarme de alguien, o del mismo sistema al que le exigía una responsabilidad que no me aplicaba a mi mismo en cada una de mis acciones.
Podemos hablar del cambio porque sentimos esa llamada espiritual, que aun sin saber con cert…