Ir al contenido principal

El cambio, Dr. Wayne W. Dyer

Cuando a finales de los años 70, leí "Tus zonas erróneas" del Dr. Wayne W. Dyer, recuerdo que fue una especie de reencuentro conmigo mismo. 

"Tus zonas erróneas", me contaba algo que ya sentía, así como muchos otros libros con los que he sintonizado. Personalmente creo que cuando damos con libros, películas, situaciones o vivencias concretas, que te "dicen algo", no son sino caminos que se te van mostrando en un momento causal. Si hacéis un repaso en vuestras vidas y recordáis cuando y como llegasteis a encontraros con una de estas situaciones o un libro que haya significado algo para vosotros, encontraréis la causalidad de ese momento o circunstancia. 

Si por el contrario buscáis esos libros muchos de ellos denominados de autoayuda, porque buscáis una ayuda externa a problemas determinados, seguramente os encontraréis con algún esperpento  al que querréis tomar como dogma y lo único que os puede provocar es un caos interno aún mayor del que tenéis en el momento de esa búsqueda. Porque normalmente el que busca no encuentra, y el que realmente encuentra lo hace en un momento en que en una apertura de su alma, el Universo le muestra una de esas causalidades que desde el Ego denominamos casualidades.

¿A donde quiero llegar con esto?. Pues simplemente a poder explicaros, que en un momento de cambio como el actual, cuando desde todos los puntos del Universo se está generando una apertura de conciencia, y que la misma Naturaleza nos habla cada día; el auténtico cambio se comienza  a generar desde uno mismo. Pero desde la aceptación incluso del propio Ego que nos frena a mirarnos y nos mantiene continuamente tratando de aparentar, de proyectar hacia los demás incluso nuestras propias carencias, de ese intento de fingir felicidad, haciendo creer que somos felices, de ese valor caduco de creer que se nos valora por lo que tenemos más que por lo que somos. En definitiva, de tantas y tantas capas que nos entierran nuestra alma, porque así nos lo han enseñado desde que éramos pequeños.

Estamos en pleno cambio. En los años 70, después del psicoanálisis, la psicología cognitiva y la conductiva, se hablaba de la psicología humanista como el 4º paradigma. No estamos hablando ahora de este tipo de cambio, estamos hablando de un cambio de paradigma hacia la 4ª dimensión, una dimensión en la que todos los viejos conceptos dejan de tener validez, conceptos centrados en dar prioridad a nuestro Ego para la búsqueda de la felicidad sin saber que la felicidad es un estado, no una meta. Que la plenitud no se encuentra en la riqueza material, ni en ser el mejor, ni siquiera en unas normas morales impuestas bajo el miedo y la culpa. Sino en una expansión de conciencia basada en el amor, y que ese amor además debe empezar por uno mismo. Y para ello, has de traspasar a tu propio Ego y enfrentarte a tus sombras.

Desde la humildad, el respeto y la gratitud. Con un amor incondicional.

“Después de todo este
tiempo, el Sol nunca le
ha dicho a la Tierra
estas en deuda
conmigo.
Ve lo que sucede con un
amor como ese, que
ilumina todo el cielo”.

-Hafiz

Poeta Persa




Esta película es un regalo. Gracias Dr. Wayne W. Dyer, y gracias a quien me la ha hecho llegar. 

Michael Joorgian es el director de la película El Cambio (con título original inglés The Shift), cuyo protagonista principal es el Dr.Wayne W. Dyer y en la cual se relata de una forma muy humana sus ideas sobre el sentido de la vida, las relaciones entre las personas y la siempre presente posibilidad de que todo puede adquirir un significado.
Es una propuesta para volver a descubrir nuestro verdadero yo, el propósito de nuestra alma, el sentido de nuestra vida,  nuestra verdadera vocación.

El cambio (Dr. Wayne W. Dyer) from asahago on Vimeo.







Entradas populares de este blog

Cuando una mujer ya habla con la luna

Extracto del libro titulado "28 días, mi bruja y yo".
Inmaculada Izquierdo nos acerca a esa comprensión, a esa comunión que como dice "El Kyvalión" "Como es arriba, es abajo..."

Doy Fe de que Inmaculada ya habla con la luna, pero ella os lo explica mejor en este enlace

Cuando una mujer ya habla con la luna...





Para pedir información sobre el libro contactar:
juanjo.iglesias@asahago.com



PRESENTACIÓN

Asahago es una palabra de la tribu Fayú que significa "los mejores deseos" para la o las personas a quién se dirige.
La tribu Fayú es una tribu de Papúa occidental en Indonesia.
Esta tribu, ha permanecido aislada durante miles de años y no conocen ni los metales y se alimenta de serpientes, pájaros, ranas y cocodrilos.
En un mundo de continua globalización, encontrar una tribu de estas características, es algo que resulta cuanto menos sorprendente y que nos puede ayudar a reencontrar nuestros orígenes y posibles caminos tomados equivocadamente en nuestra evolución material.
Gracias a Sabine Kuegler que con su libro "La niña de la jungla", relata sus experiencias en la tribu Fayú, y con el que deseaba sensibilizar a la gente de la importancia de las tribus indígenas adopté este nick de Asahago.
Hablaremos de muchos temas, pero en especial de la necesidad cada vez más imperiosa que tenemos los seres humanos, de reencontrar nuestro camino hacia el ser. A valorar la importa…

Encontrarte

Tiempo lineal que he pasado sin escribir.  Seguramente porque decidí centrarme en mi mismo hace ya más de un año.  Pero ha sido en el traspaso de este invierno cuando realmente he podido tomar consciencia de la cantidad de veces que hablaba y hablaba sin materializar en la tierra todo aquello que decía. 
Creemos muchas veces que con poner frases bonitas, ya sea en el Facebook, o en cualquier medio que pueda ofrecer una imagen de ti, ya lo tenemos todo hecho. Quizá porque nos centramos más en la apariencia que en la  transformación real de uno mismo.
Pero realmente lo aplicamos a nuestras vidas ?.
En mi caso ha sido que no. He necesitado bastante tiempo para ser consciente de ello.  Siempre había personas a las que culpar, siempre encontraba la posibilidad de quejarme de alguien, o del mismo sistema al que le exigía una responsabilidad que no me aplicaba a mi mismo en cada una de mis acciones.
Podemos hablar del cambio porque sentimos esa llamada espiritual, que aun sin saber con cert…