Ir al contenido principal

Entrevista a Inmaculada Izquierdo. Psicología Transpersonal



Como decía Carl Jung: El encuentro entre dos personalidades es como el contacto entre dos substancias químicas. Si hay alguna reacción, ambas serán transformadas...
... y así ha sido. 

Inmaculada Izquierdo, Inma para los amigos. Dicen que las cosas no suceden por casualidad, y precisamente me disponía a hacer una entrada en el blog, cuando navegando por la red, me encuentro con tu entrevista, y como sé que tengo tu permiso, la comparto en mi blog, nuestro blog, el blog de todo aquel a quien le fascina el crecimiento personal, la evolución del alma.

Nos encontramos de nuevo en esta encarnación, hace más de un año , y volvemos a compartir, a caminar juntos desde entonces. Contigo comienzo a "recordar" que somos algo más que el cuerpo físico. Intento poner en orden mis fragmentaciones a lo largo de esta vida siempre con el agradecimiento y el respeto que tú me has recordado.

No me pregunto ya el por qué? me suceden las cosas, sino el para qué?. Gracias a tí he podido experimentar mis propios "lazos de amor" de Brian Weiss, cuya lectura la podéis encontrar en este enlace en PDF y como decía Goethe en el prólogo del libro:  

El alma del hombre es como el agua. Viene del cielo, 
se eleva hacia el cielo 
y vuelve después a la tierra, 
en un eterno ciclo.

Recuperaré el aire que me falta, allá en la montaña, y desde allí, sintonizaré con el orden natural que el Universo nos brinda, para poder llegar a ser terapeuta de mí mismo y seguir así caminando juntos. Contigo, conmigo, con todos.

No me extiendo porque la protagonista de esta entrada eres tú. Gracias por estar ahí Inma.
Te amo.



Entrevista Realizada por Aida Cid para su tesis de final de estudio: 
La Psicología Transpersonal… ¿La nueva Psicología Terapéutica? 

Hola Inmaculada, es un placer y un privilegio poder estar en estos momentos contigo y que me dediques tu tiempo –que es tan escaso- para poder profundizar un poco en la Psicología Transpersonal. 
Tengo entendido que tienes otros estudios. Que te llevó a estudiar Psicología Transpersonal? 

Veo mis estudios como puertas que me han ido abriendo el camino para poderme encontrar con el mundo transpersonal y anexándolo a las experiencias vividas hasta ahora, forman parte de la mujer que soy hoy. 

Quizá hace unos años no te habría respondido así, crecí y me educaron potenciándome mucho la importancia en la vida de tener estudios de que no eras nada en la vida sin conocimientos, el conocimiento es poderoso e incluso puede darte lugar. No es que piense que aquello que me decían mis mayores en mi niñez y adolescencia no sea cierto, solo que ahora me gusta ampliarlo, considero que el conocimiento, por el mismo no es gran cosa, de nada sirve tener estudios si solo se alimentan de aquello que llamamos “saber”, ya que hay personas con grandes conocimientos que son ignorantes como individuos estoy convencida de que los estudios deben ir acompañados de algo más profundo de una base de valores humanos que unifique el “saber” y el “sentir” estos dos verbos unidos entre si hacen una transformación alquímica, transforman el conocimiento en sabiduría.


Estudié filosofía por “accidente”, mi padre tenía previsto para mí la carrera de derecho, me negué rotundamente, no sintonizaba nada con ella y ni tan siquiera el futuro tan “magnifico” que podía ofrecerme me seducía. Utilicé la única herramienta que pude tomar en aquel momento, un matrimonio precoz se interponía a Salamanca donde supuestamente debía ir. Aquel “aparente y racional error” es uno de los hechos que mas agradezco en la vida, no solo me dio dos hijos y una gran madurez, sino que mi alma desde su sabiduría me estaba llevando a la puerta de mi verdadera vocación, sin ser yo consciente fue la primera vez que mi alma se anteponía a la razón. 

El dolor tan inmenso que supuso para mi la muerte de mi padre desbordó una vida aparentemente cómoda, la filosofía no era suficiente para calmar la herida tan grande que tenía dentro y por pura supervivencia inicié mis estudios de psicología. La muerte de mi padre despertó toda mi infancia y empecé a darme cuenta con solo 24 años de las muchas veces que ya me había fragmentado en la vida, mi gran decepción fue el día que tomé consciencia que la psicología no me sanaba y que nunca podría ayudar a que otros sanaran, era todo una anestesia, un conformarse, quedarse en un “así es la vida”. Yo no quería eso para mí ni para los que serían mis pacientes, algo dentro de mí ya me decía que la vida era mucho más que eso. 

El psicoanálisis no me daba lo suficiente, y por esas causalidades llegó a mis manos un libro de Jung, mis preguntas empezaban a tener respuestas y decidí dejar a Freud y tomar a Jung, luego llegaron Grof, Wilder, Maslow etc… y una nueva psicología la “transpersonal” no solo me daba de nuevo esperanza, sino que además me devolvió la fe, volví a creer en Dios o mejor dicho volví a encontrarme con Dios, con Jesús con María…. De nuevo todo tenía sentido. 

Einstein me ayudó a entender el orden matemático del universo, y llevándolo a la práctica “analizando” desde el corazón todo aquello que había vivido, entré en la comprensión de que todo es perfecto se trata de aprender a darle a cada situación el orden correcto, estar atentos para poder entrar en cada experiencia de la vida en el momento oportuno y ser conscientes de la consciencia que tenemos en aquel tiempo. Max Planck al que considero el padre de la física cuántica termino de serenarme, todo es energía, todo es inteligencia, todo está vivo, un movimiento lleva a otro. Qué curioso yo que siempre me había considerado de letras, hallaba respuestas en las ciencias y me hice la gran pregunta que cambiaría mi vida ¿es posible que todo esté relacionado, que no existan las divisiones? Y así pude darme una gran respuesta “somos algo más que un cuerpo físico” las letras y las ciencias se habían unido. 

Cuéntame un poco qué es y para qué sirve terapéuticamente la Psicología transpersonal. 

Es llegar más allá de la mente racional, de todo aquello que traspasa la razón, con lo cual lo importante no es lo que “es” sino lo que representa. 


Una persona acude a terapia cuando por ella misma no puede afrontar una situación en su vida, nunca viene sola, siempre viene acompañada de un síntoma; en muchas ocasiones está más allá de su entendimiento ni ella misma comprende el por qué? Le está sucediendo aquello y para qué decir de donde proviene. 


En psicología clínica podríamos afrontar una parte de la situación, la que yo siempre denomino “óptica” ya que es aquello que se ve o se sobreentiende que debe ser. Pero curiosamente las cosas nunca son lo que parecen, y aparentemente la supuesta “causa” que está originando el síntoma, solo es un disparador de emociones atrapadas. Las personas aprendemos desde muy pequeños a “sobrevivir” de situaciones que nos hacen daño y así archivamos en nuestra memoria hechos o actitudes de otros que no hemos sabido comprender en su momento y nos han herido, e incluso en ocasiones nuestros propios compartimientos que son los que han dañado, no son digeridos y gastamos energía para ocultarlos. De una manera u otra, el pasado si no se resuelve siempre regresa ya que al ser todo energía y ésta ni muere ni desaparece queda ubicada en la memoria engendrando sentimientos de culpa, dolor… y creando criterios que nos marcan y nos impiden estar en la libertad de ser uno mismo. 


La psicología transpersonal permite un abordaje mayor, ya que al ir más allá de la personalidad, facilita el poder trabajar desde otros campos y el síntoma queda solamente como lo que es “síntoma” ir más allá representa poder llegar al origen de la causa que provoca dicho síntoma o disfunción. La persona por ella misma entra en la comprensión de sí misma, lo más importante aprende a discernir, tomando su verdadera manera de pensar desde su autentico sentir. Es entonces, cuando el individuo empieza a través de la comprensión a fundirse en aquello que le perturbaba, la terapia transpersonal nos permite disolver cualquier enquistamiento emocional y una vez disuelto empieza el gran trabajo de transformación, liberando emociones que provocan pensamientos que ensombrecen la vida es posible cambiarlos por nuevas maneras de pensar y sentir y eso lleva a una vida llena de emociones sanas que a la vez nos acercaran a una nueva manera de entender la existencia y aun mayor nivel de conciencia. 


Te denominas Psicoterapeuta Transpersonal……no es contradictorio? 


Sería contradictorio si lo miramos desde la división, de alguna manera un psicoterapeuta transpersonal unifica el trabajo de la persona une la personalidad (ego) y el alma. 


Particularmente le doy mucha importancia al cuerpo físico, hay muchos psicólogos transpersonales que opinan que el alma trabaja sola, no es que yo dude de esto, es mas estoy convencida, pero mi experiencia profesional me muestra que es solo parte de una verdad nos quedaríamos también con algo incompleto seguiríamos dividiendo, me denomino psicoterapeuta porque es la manera con la que puedo abordar el campo racional de la persona, ya que en definitiva la experiencia siempre pasa como última expresión por el cuerpo físico, pero no hay que olvidar los otros campos que también podemos denominar físico como son el cuerpo emocional y el mental racional y en éstos dos últimos casos es donde incide la psicoterapia transpersonal. 
Cuando hablamos de sanación, no hablamos del alma ya que ésta no tiene nada que sanar, tan solo tiene que experimentar, la sanación se produce cuando obtenemos la conexión directa del alma con los cuerpos físicos, desde una consciencia más elevada, ya que enfermamos precisamente por esa desconexión de consciencia. Con la psicoterapia trabajamos los cuerpos físicos que es donde están ubicados los pensamientos, criterios emociones enquistadas de ahí vienen la mayoría de disfunciones físicas y psíquicas (lo que denominamos enfermedades) así pues el trabajo de la psicoterapia transpersonal es uniendo abordando tanto los campos físicos como los campos superiores, cuando eso se logra la persona entra en el proceso de auto sanación 


Planteas la Psicología y con ello la Psicoterapia como la ciencia que actúa en el campo racional y la Psicología Transpersonal la que actúa en lo que denominas planos superiores, planos que están más allá de la razón…. Como es posible esta integración?

 Como te he comentado antes el proceso es unir todos los campos de lo que en psicología transpersonal denominamos el SER, dicho de otra manera todos los campos que también asignamos como campos superiores e inferiores. 


Te voy a exponer un ejemplo para que lo veas más claro. La persona viene con un síntoma determinado a la consulta y este es la base de trabajo terapéutico, es el punto de partida. 


Es a partir de este síntoma de donde el terapeuta empieza a tirar del hilo, empieza escarbar la superficie de la personalidad y allí aparecen las emociones que están atrapadas y aparecen los primeros criterios, a partir de ahí y siempre tomando como referente el cuerpo físico vamos ascendiendo a los otros campos, en todo momento la persona es consciente de su trabajo y va observando de donde proceden los pensamientos que la sacuden el atrapamiento de sus emociones y sobre todo los criterios o sea aquello que la bloquea y le impide salir de la situación o también aquello que la lleva a estar en la situación. El trabajo consiste en ir disolviendo, la unificación empieza siempre desde abajo una vez traspasado la mente racional se consigue transformar en el campo emocional y mental superior. 


Te voy a exponer un caso real de una paciente que ya ha terminado su proceso para que comprendas mejor. 


Esta persona, la llamaremos XX vino con el síntoma de que “no lograba enamorarse” y por ello iba perdiendo buenas oportunidades de encontrar pareja, además marcaba una personalidad de supuesta seguridad, aparentemente todo indicaba una dificultad conductual, sin duda ella se centraba en el “no puedo enamorarme” y eso era normal ya que para ella era la causa que no le permite sentirse feliz y completa. Pero para mi el síntoma que ella marcaba no tenía importancia porque simplemente para mi era la punta del iceberg solo era el disparador que me iba a va llevar al problema real de esa persona. En la primera entrevista observé bien su físico y todos sus gestos, marcaba un evidente sobrepeso y la manera que tenia de colocar las manos y gesticular apuntaba una imperiosa necesidad de protección, además su mirada evocaba la imposibilidad. Con lo cual me quedó claro en la primera entrevista, que su aparente seguridad no era más que un sobreesfuerzo para seguir escondiendo sus miedos. Ella no era consciente de nada de esto, achacaba a sus kilos una ansiedad por la situación que vivía. Para un terapeuta transpersonal todo el conjunto es el síntoma. Para la psicología no transpersonal el trabajo se hubiese realizado desde una óptica conductual que llevara a modificar la actitud y el comportamiento respecto a los hombres. 


No voy a desarrollarte todo el proceso, pero te marcaré las pautas y el resultado final. 
En éste caso utilicé como métodos, la relajación, bioenergética, regresión, psicoterapia, control mental y algunas técnicas más. 
A medida que ella fue abriendo la memoria y aceptando sus vivencias pasadas, descubrió que su desorden alimentario estaba provocado por un criterio que le quedó marcado a la edad 11 años, al ser ella una niña muy delgada y su abuela para motivarla le decía “pareces un palillo, ningún chico se enamorará de ti, a los hombres les gustan las mujeres más llenitas” hasta los 17 años siguió muy delgada y evidentemente no encontraba pareja, en lo más profundo de su subconsciente tenía marcado que nadie se enamoraría de ella siendo tan delgada. Sin ella ser consciente empezó a cambiar su cuerpo en un proceso de 15 años había engordado 25 kilos.

Después de encontrar estos datos ya estaba clara la terapia y así lo tomé como punto de partida hasta llegar a que pensamiento y que sentimientos le despertaban el “no me puedo enamorar” en éste caso yo ya lo tengo muy claro sin duda el “no” ya me marcaba una negación por parte de ella. “no me gusta mi cuerpo” “no puedo gustar a los hombres”. Ya solo me quedaba transformar los criterios. 


Síntoma físico, no solo el cuerpo, sino emocional y mental. 
La influencia del criterio que su abuela marco, no solo la alejaba de los hombres sino que además le provocaba un desajuste corporal (delgadez-obesidad) 
El “no”, su negación, no era otra cosa que la contradicción que había en ella. “no tendré pareja si estoy delgada” ante el “no puedo gustar estando gorda” allí se enfrentaban dos manera de pensar la primera pensamientos generados por su familia y que ella había adoptado ante su propio pensamiento. ( con esto no me era suficiente no hubiese llegado a la raíz del problema)

Así que fui a buscar el origen que no le permitía comer de pequeña, ya que era la causa por el que ahora comía en exceso. Su memoria la llevo a la edad de dos años y presencio una pelea entre sus padres donde hubo una agresión física por parte del padre. Ese hecho fue el disparador que estaba provocando la negación a enamorase y el desequilibrio físico. Ya tenía integrado la parte consciente con la no consciente, 


En conclusión el “no poderse enamorar” y su casi obesidad no era otra cosa que una protección hacia los hombres. Una vez resolvió su conflicto con los hombres volvió al equilibrio perdido cuando tenía dos años, justo la edad que dejó de comer.




¿Realmente son tan importantes los criterios que tenemos anclados?. 


¡Son más que importantes!!! …son las barreras de la mente, creencias que en ocasiones nos esclavizan ante determinadas experiencias que nos vienen, limitaciones a la hora de decidir y actuar, son una separación entre la personalidad y el alma. 


Un criterio no deja de ser una creencia o sea nos remitimos al verbo “creer” que sucede entonces? Que nos pasamos la vida “creyendo” y nos alejamos de otro verbo que es el de “crear”, desde el criterio toda creación será la misma nos aleja de la posibilidad de que venga algo nuevo, todo girará sobre lo mismo y cada situación y persona que aparezca en la vida despertará antiguas creencias y la persona dará por sentado el resultado de aquello. El criterio nos aleja de la magia de lo nuevo nos detiene siempre en lo antiguo, nos impide entrar desde la inocencia y la pureza a las experiencias venideras. 


Remitiéndome al ejemplo anterior una persona que dice “no me puedo enamorar” ya da por supuesto que el amor no entra en su vida y aunque aparezca ante ella la mejor compañera dispuesta a compartir el más puro amor no la va a reconocer, el anclaje es demasiado grande para ver más allá está convencida de que no puede acceder a ello, el criterio anclado es una limitación a crecer y evolucionar. 




Exactamente qué métodos utilizas en tus terapias? 


Si no te importa voy a sustituir métodos por herramientas ya que así es como los considero. Es evidente que como mas herramientas más posibilidades hay para trabajar. No todas las personas somos iguales y a unas les va mejor una manera de trabajar y otras otra. Podría nombrarte la regresión, bioenergética constelación chamanismo y últimamente empleo la escenificación interna que es una unión de todas ellas. 


Hablamos de la Personalidad o Ego y del Ser o Espíritu, cual es el punto de encuentro si lo hay… 


Mucho se ha escrito e investigado en la cultura occidental de la personalidad pero como siempre desde un punto de vista conductual y lo mismo está ocurriendo desde hace algunos años con los campos superiores, pero debido que la investigación de este campo es menos científica y mucha de la filosofía viene de la cultura oriental en su mayor parte, ha provocado una segmentación de los dos campos a nivel de estudio e investigación. 


Solo podremos entender al ser en su estado completo si unimos las dos tendencias y ello es posible si conectamos el eslabón que los separa…”la mente superior” y te preguntarás que es la mente superior pues te lo voy a definir en pocas palabras. 


Es la parte del cuerpo mental que esta vibracionalmente por encima de la razón, es decir de la personalidad. 


Es en este campo donde Jung investiga los arquetipos, donde el inconsciente colectivo esta ubicado. Es en este campo donde la información de los campos superiores entra en los campos físicos pero esta información es difícil comprenderla porque esta por encima de la razón, es precisamente en este punto donde podemos establecer la conexión de lo que denominamos campos inferiores y superiores. 


El secreto es ser capaces de dar paso a la información de los campos superiores sin fíltralo por la mente inferior, es decir sin racionalizarlo ya que cuando lo filtramos y pretendemos comprenderlo solo desde el raciocinio los criterios, patrones y experiencias vividas aparecen en escena y en muchas ocasiones distorsiona la información que intenta bajar desde los campos superiores. 


Solo cuando somos capaces de silenciar la personalidad y de que no filtremos la información podemos conectar los dos campos. 


Hablando terapéuticamente, que pasos son necesarios seguir para ser felices.

No puedo darte una respuesta a esto, aunque te marcara los pasos a seguir terapéuticamente sería un atrevimiento por mi parte decir que se consigue la felicidad, entre muchas cosas porque el ser feliz es un estado del ser que se aleja un poco de lo que entendemos como ser feliz o sea “ser feliz” no es “estar feliz”. Hay muchos factores que interfieren quizá porque a veces aquello que creemos querer y por tanto creemos que nos aparta de la felicidad no es lo que nuestra alma necesita para su evolución, aquí influye mucho la consciencia que cada uno tenga. Pero si puedo decirte que pasos terapéuticamente pueden llevar a una serenidad y paz interna que se acerca mucho a “estar feliz”. 


El que yo considero más importante es salir del control y entrar en el equilibrio, hay quien piensa que son la misma cosa y no tienen nada que ver la una con la otra. Controlar las emociones, los sentimientos que nacen de ellas y los pensamientos no deja de ser algo que nos aparta de nuestra paz interna, el control produce un gasto de energía en ocasiones innecesario, el control nos lleva a dejar de ser nosotros mismos y nos obliga a actuar de una manera que nos aleja del alma con lo cual es difícil poder ser feliz, el control es una maquinación del ego es temerse a uno mismo y negar aquello que somos. 


Transformar el control por equilibrio es otra cosa, ahí si que hay un buen trabajo a hacer, estar en el equilibrio es afrontar desde la serenidad todo aquello que nos viene, todas las experiencias que la vida nos invita a vivir, conocerse a sí mismo es un acto de compromiso es asumir la responsabilidad de la vida, es ser uno con la manera de pensar y de sentir, es ser uno con el alma, estar en la energía del equilibrio es aceptar desde la serenidad un trabajo de evolución que trata de ser cada día una persona con mayor conciencia. Vivir desde una autenticidad que te permite “estar feliz” al poder decir “sé quién soy” 


¿Cuándo llegaremos a ser felices en una sociedad feliz?

Cuando decidamos serlo. No hay que esperar a que una sociedad sea feliz para ser feliz, tengo el convencimiento de que esperando o intentando, nunca se consigue nada, se trata de hacer; solo que cada persona por ella misma dentro de su individualidad trabajara para lograr el estado de felicidad, se viviría en una sociedad feliz. 


Max Planck dice: “una nueva verdad no suele imponerse convenciendo a sus opuestos, sino más bien porque sus opuestos desaparecen paulatinamente y son sustituidos por una generación familiarizada desde el principio con la nueva verdad”. Y yo estoy de acuerdo. Se feliz tú, Aida, sin intentar convencer al que tienes al lado respetando que cada cual es libre para estar en la energía que quiera estar y verás cómo solo atraerás a personas que estén en lo mismo. 




Artículo difundido por Instituto Transpersonal Icent

Entradas populares de este blog

Cuando una mujer ya habla con la luna

Extracto del libro titulado "28 días, mi bruja y yo".
Inmaculada Izquierdo nos acerca a esa comprensión, a esa comunión que como dice "El Kyvalión" "Como es arriba, es abajo..."

Doy Fe de que Inmaculada ya habla con la luna, pero ella os lo explica mejor en este enlace

Cuando una mujer ya habla con la luna...





Para pedir información sobre el libro contactar:
juanjo.iglesias@asahago.com



PRESENTACIÓN

Asahago es una palabra de la tribu Fayú que significa "los mejores deseos" para la o las personas a quién se dirige.
La tribu Fayú es una tribu de Papúa occidental en Indonesia.
Esta tribu, ha permanecido aislada durante miles de años y no conocen ni los metales y se alimenta de serpientes, pájaros, ranas y cocodrilos.
En un mundo de continua globalización, encontrar una tribu de estas características, es algo que resulta cuanto menos sorprendente y que nos puede ayudar a reencontrar nuestros orígenes y posibles caminos tomados equivocadamente en nuestra evolución material.
Gracias a Sabine Kuegler que con su libro "La niña de la jungla", relata sus experiencias en la tribu Fayú, y con el que deseaba sensibilizar a la gente de la importancia de las tribus indígenas adopté este nick de Asahago.
Hablaremos de muchos temas, pero en especial de la necesidad cada vez más imperiosa que tenemos los seres humanos, de reencontrar nuestro camino hacia el ser. A valorar la importa…

Encontrarte

Tiempo lineal que he pasado sin escribir.  Seguramente porque decidí centrarme en mi mismo hace ya más de un año.  Pero ha sido en el traspaso de este invierno cuando realmente he podido tomar consciencia de la cantidad de veces que hablaba y hablaba sin materializar en la tierra todo aquello que decía. 
Creemos muchas veces que con poner frases bonitas, ya sea en el Facebook, o en cualquier medio que pueda ofrecer una imagen de ti, ya lo tenemos todo hecho. Quizá porque nos centramos más en la apariencia que en la  transformación real de uno mismo.
Pero realmente lo aplicamos a nuestras vidas ?.
En mi caso ha sido que no. He necesitado bastante tiempo para ser consciente de ello.  Siempre había personas a las que culpar, siempre encontraba la posibilidad de quejarme de alguien, o del mismo sistema al que le exigía una responsabilidad que no me aplicaba a mi mismo en cada una de mis acciones.
Podemos hablar del cambio porque sentimos esa llamada espiritual, que aun sin saber con cert…