Ir al contenido principal

Despertar los sentidos desde la consciencia

luna-llena,foto-Asahago-Juanjo-Iglesias
Hablamos de miedos internos, de resistencias. Nos creamos barreras, nos decimos que ver lo que no queremos ver nos da pánico.

Hablamos de negación o de tener claro lo que no queremos en nuestra vida. 


Pero ahí seguimos muchas veces. Inmersos en la personalidad, esa que se sigue queriendo erigir en la protagonista de esta vida. Incluso habiendo comenzado ese camino hacia una espiritualidad muchas veces mal entendida.



Cuando lleguemos a comprender que el alma nos permite jugar a nuestro antojo, dejándonos estar, desde la espiritualidad más elevada, hasta nuestra ignorancia más atrevida, podremos vislumbrar allá a lo lejos, que para el alma no existe el tiempo ni el espacio. 




Que hasta el libre albedrío, es la excusa de una personalidad que no acaba de rendirse al alma,  pero que no deja de esconder esa falta de valor para accionar y dar el paso que "sabemos" que hemos de dar cuando somos conscientes del mensaje del alma, porque lo hemos "sentido".



Y llegamos entonces a "conectar" con una conciencia, esa de la que somos portadores, esa que no se aprende, porque "sabe" que lo único que hemos de hacer es tomar consciencia de la misma, y que nos exige en muchos casos, desaprender todos esos conceptos que aprendimos y que  interpretados sólo desde la personalidad creemos que distorsionan y complican aún más nuestra experiencia en la Tierra, hasta que comprendemos que eso que interpretamos como "complicación", forma también parte de la experiencia.



Recuperar la inocencia y la transparencia de ese niño que todos llevamos, simplifica toda esa madeja, porque todo es mucho más sencillo, cuando te muestras tal cual eres. Sin esas máscaras que aprendiste a ponerte porque creías que servían para protegerte y lo único que han hecho ha sido esconderte y alejarte de poder sentir.

Así hemos aprendido a construir nuestra personalidad, y así nos hemos ido alejando de nuestra naturaleza salvaje... 


Esa en la que la libertad no hace falta que nos expliquen lo que es, porque la sientes. 



Esa en la que desde la humildad te reconoces y te rindes. 



Esa en la que respetas, porque empiezas respetando lo que eres. 



Esa en la comprendes, porque tu también formas parte de todo.



Esa en la que agradeces esta forma física, porque es la única desde la que puedes sentir desde los cinco sentidos en expansión, cuando traspasas el raciocinio que te te lo impide.



Solo la Fe, te permite traspasar el vacío de esa frontera tan sutil entre lo visible y lo invisible.


Agradecimientos: Escuela de Arte Terapeútico e Inmaculada Izquierdo por mostrarme que se puede "vivir de otra manera"


Entradas populares de este blog

Cuando una mujer ya habla con la luna

Extracto del libro titulado "28 días, mi bruja y yo".
Inmaculada Izquierdo nos acerca a esa comprensión, a esa comunión que como dice "El Kyvalión" "Como es arriba, es abajo..."

Doy Fe de que Inmaculada ya habla con la luna, pero ella os lo explica mejor en este enlace

Cuando una mujer ya habla con la luna...





Para pedir información sobre el libro contactar:
juanjo.iglesias@asahago.com



PRESENTACIÓN

Asahago es una palabra de la tribu Fayú que significa "los mejores deseos" para la o las personas a quién se dirige.
La tribu Fayú es una tribu de Papúa occidental en Indonesia.
Esta tribu, ha permanecido aislada durante miles de años y no conocen ni los metales y se alimenta de serpientes, pájaros, ranas y cocodrilos.
En un mundo de continua globalización, encontrar una tribu de estas características, es algo que resulta cuanto menos sorprendente y que nos puede ayudar a reencontrar nuestros orígenes y posibles caminos tomados equivocadamente en nuestra evolución material.
Gracias a Sabine Kuegler que con su libro "La niña de la jungla", relata sus experiencias en la tribu Fayú, y con el que deseaba sensibilizar a la gente de la importancia de las tribus indígenas adopté este nick de Asahago.
Hablaremos de muchos temas, pero en especial de la necesidad cada vez más imperiosa que tenemos los seres humanos, de reencontrar nuestro camino hacia el ser. A valorar la importa…

Encontrarte

Tiempo lineal que he pasado sin escribir.  Seguramente porque decidí centrarme en mi mismo hace ya más de un año.  Pero ha sido en el traspaso de este invierno cuando realmente he podido tomar consciencia de la cantidad de veces que hablaba y hablaba sin materializar en la tierra todo aquello que decía. 
Creemos muchas veces que con poner frases bonitas, ya sea en el Facebook, o en cualquier medio que pueda ofrecer una imagen de ti, ya lo tenemos todo hecho. Quizá porque nos centramos más en la apariencia que en la  transformación real de uno mismo.
Pero realmente lo aplicamos a nuestras vidas ?.
En mi caso ha sido que no. He necesitado bastante tiempo para ser consciente de ello.  Siempre había personas a las que culpar, siempre encontraba la posibilidad de quejarme de alguien, o del mismo sistema al que le exigía una responsabilidad que no me aplicaba a mi mismo en cada una de mis acciones.
Podemos hablar del cambio porque sentimos esa llamada espiritual, que aun sin saber con cert…