Ir al contenido principal

El cambio




Decía Albert Einstein: “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”
Pero claro, hacer siempre lo mismo, te mantiene dentro de esa zona en la que te sientes seguro, aunque siempre tengas la sensación de que te falta algo.
Siempre puedes mantenerte en esa queja cuando las cosas no salen como tu esperabas, sin saber que en lo que habías depositado tus esperanzas era pura expectativa. 
Siempre puedes culpar a los demás cuando algo no sale bien.

Pero, ¿ no es esa una actitud de víctima en la que te refugias y te permite no asumir toda la responsabilidad de todo aquello que haces ?

¿ Y si giramos la tortilla ?

El único responsable de todo cuanto haces eres tu. La intervención de todo lo externo, no deja de ser una reacción ante una acción tuya. Entonces bajo esta premisa, la culpa y la queja desaparecen. Tu eres el único responsable de todo cuanto ocurre en tu vida, directa o indirectamente.

Pero … ¿ podré vivir sin quejarme ?, ¿ podré vivir sin culpar a nadie ?, y ahí es cuando das un paso más, porque te das cuenta que existe una adicción a ese victimismo que te permite quejarte y culpar a los demás.

Pero como nos dice Inmaculada Izquierdo en las  formaciones de la Escuela de arte Terapéutico, “detrás de una actitud de víctima hay una actitud de verdugo”, y es ahí donde comienza tu verdad, esa verdad en la que dejas de mirar a lo externo y te centras en ti, para ver tu parte verdugo, esa parte que el Ego no permite ver muchas veces. Esa parte que puede costar tiempo encontrar hasta que no logras burlar a un Ego que se defiende, con excusas y justificaciones. Pero solo en el momento en que eres capaz de verte, eres capaz de ver tu parte verduga, y el daño que hayas podido causar con esa actitud, comienza un camino de transformación, de cambio en ti mismo, en el que tu simple cambio, real, sentido, porque nunca has de hacerlo desde la mente, sino que este ha de hacerse desde el corazón, te permitirá ese giro energético, que por simple física cuántica, hace que todo tu entorno también pueda girar. 

Pudimos observar esto en el encuentro en Lourdes “Alas de Mariposa”, en el ciclo de formaciones de la Escuela de Arte Terapéutico, y empiezas a sentir la magia de la que eres portador, cuando comienzas a tomar la responsabilidad de todas tus acciones y eres capaz de transformar unas sombras que puedes ver desde tu conciencia actual, y de las que no tienes que avergonzarte, porque en su momento no lo supiste hacer de otra manera.


Este es el verdadero cambio, y solo con tu cambio podrás cambiar tu entorno y así, como mínimo cambiará tu mundo.

Entradas populares de este blog

Cuando una mujer ya habla con la luna

Extracto del libro titulado "28 días, mi bruja y yo".
Inmaculada Izquierdo nos acerca a esa comprensión, a esa comunión que como dice "El Kyvalión" "Como es arriba, es abajo..."

Doy Fe de que Inmaculada ya habla con la luna, pero ella os lo explica mejor en este enlace

Cuando una mujer ya habla con la luna...





Para pedir información sobre el libro contactar:
juanjo.iglesias@asahago.com



PRESENTACIÓN

Asahago es una palabra de la tribu Fayú que significa "los mejores deseos" para la o las personas a quién se dirige.
La tribu Fayú es una tribu de Papúa occidental en Indonesia.
Esta tribu, ha permanecido aislada durante miles de años y no conocen ni los metales y se alimenta de serpientes, pájaros, ranas y cocodrilos.
En un mundo de continua globalización, encontrar una tribu de estas características, es algo que resulta cuanto menos sorprendente y que nos puede ayudar a reencontrar nuestros orígenes y posibles caminos tomados equivocadamente en nuestra evolución material.
Gracias a Sabine Kuegler que con su libro "La niña de la jungla", relata sus experiencias en la tribu Fayú, y con el que deseaba sensibilizar a la gente de la importancia de las tribus indígenas adopté este nick de Asahago.
Hablaremos de muchos temas, pero en especial de la necesidad cada vez más imperiosa que tenemos los seres humanos, de reencontrar nuestro camino hacia el ser. A valorar la importa…

Encontrarte

Tiempo lineal que he pasado sin escribir.  Seguramente porque decidí centrarme en mi mismo hace ya más de un año.  Pero ha sido en el traspaso de este invierno cuando realmente he podido tomar consciencia de la cantidad de veces que hablaba y hablaba sin materializar en la tierra todo aquello que decía. 
Creemos muchas veces que con poner frases bonitas, ya sea en el Facebook, o en cualquier medio que pueda ofrecer una imagen de ti, ya lo tenemos todo hecho. Quizá porque nos centramos más en la apariencia que en la  transformación real de uno mismo.
Pero realmente lo aplicamos a nuestras vidas ?.
En mi caso ha sido que no. He necesitado bastante tiempo para ser consciente de ello.  Siempre había personas a las que culpar, siempre encontraba la posibilidad de quejarme de alguien, o del mismo sistema al que le exigía una responsabilidad que no me aplicaba a mi mismo en cada una de mis acciones.
Podemos hablar del cambio porque sentimos esa llamada espiritual, que aun sin saber con cert…