Ir al contenido principal

¿Cual es el modelo social adecuado para que el hombre se desarrolle?


Este corto dirigida por los hermanos alemanes Wolfgang y Christoph Lauenstein, es una notable pieza de animación Stop Motion ganadora del Oscar al Mejor Corto de Animación en 1989.

Balance no es bonita y el movimiento de los personajes carece de la habilidad artística y el pulido de algunos de los más experimentados profesionales del medio (los directores aun eran estudiantes), lo que brilla aquí es la idea y la ejecución.

La física del equilibrio es suficientemente realista, y las acciones clave de los personajes están imbuidas de una finalidad contundente. El entorno sobrio y la austeridad de los personajes sirven para analizar la profundidad del alma humana.

El pequeño mundo de estos hombres grises se mantiene en equilibrio mientras todos colaboran, y la actuación de cada uno se verá respaldada por la de algún otro. El problema surge cuando un nuevo elemento aparece en escena, ahí aparece lo peor de cada uno: la avaricia y el egoísmo, que llevan a que ese mundo que se sostenía a la perfección se desmorone de forma trágica. Perfecto simbolismo para analizar qué valores predominan en los humanos cuando, como estos hombrecillos, lo sacrifican todo por poseer un objeto que, en soledad, termina siendo inservible.

Es importante tener en cuenta el contexto en que fue realizado el film, la Alemania del post-comunismo, 1989, lo que agrega un nuevo elemento a la lectura del mismo. La simbología del comienzo remite a la Alemania del este, gris, triste donde los personajes se diferencian por un número en la espalda. La llegada de la caja, un objeto totalmente superfluo, despierta la avidez por poseerlo a cualquier costo, aunque esto signifique la desaparición de los otros, la verdadera cara del capitalismo.

Esta nueva lectura invita a reflexionar sobre cuál sería el modelo social adecuado para que el hombre se desarrolle

Entradas populares de este blog

El camino del soy yo al yo soy

Nos pasamos, años, algunos quizá toda la vida... Buscando... Buscando siempre en el exterior esa chispa, esa energía, ese algo que permita llenar nuestros vacíos... Porque hemos aprendido a que hay que vivir en plenitud. Pero que es la plenitud sino un vacío de ti mismo? Porque solo desde un vacío puedes volver a llenar. Aprendemos a cubrir los vacíos físicos teniendo, poseyendo todo lo que se ofrece en el exterior. Aprendemos a cubrir los vacíos emocionales, teniendo pareja, amigos, hijos, pero lo aprendemos desde la posesión, sin comprender que nada nos pertenece. Aprendemos a cubrir los vacíos mentales apegados al pasado y preocupados por el futuro sin ocuparnos del presente, sin permitirnos vivir el aquí y el ahora que es el único momento en el podemos sentir plenamente. Intentamos conseguir prestigio, admiración, aceptación desde la apariencia externa, sin comprender que eres tu el primero que lo tienes que tener hacia ti, sin la necesidad de que otros lo hagan. Algunos encuentran el…

Respuesta como humanista (Cristoväo Chico Buarque)

Me veo en la obligación de publicar este artículo, porque creo que es una aportación más  que interesante en lo que se refiere a las personas que se mueven dentro del sistema. Quizá más mentalidades de este tipo, ayudarían a que ese sistema aportase muchas más cosas gratificantes a la sociedad que lo nutre. Quizá no habría tantos desengaños y tantas deserciones de un sistema que no ampara la evolución personal. Personalmente me quedo con la respuesta humanista. Me dá igual si se ha dado una bofetada o no y al gobierno que se le haya dado, porque para mí el valor está en esa mentalidad, no en las consecuencias de la misma. Está en la aportación humana, no en la división entre los paises. Lo que realmente me entristece es en que la principal conclusión sea la bofetada que se dé a EEUU, cuando tendría que ser en un enfoque positivo, lo que debería aportar el contenido al sistema criticado en sí. La transcribo tal cual:
"Educadísima Bofetada al gobierno de los EEUU....!!

DECLARACIONES DE …

Soledad

Hoy hablando con mi amiga Soledad le daba las gracias por todos esos momentos que me ha dedicado. 
Esos momentos en los que me ha permitido reencontrarme conmigo mismo. 
Todos esos momentos en los que me ha visto llorar, sonreír, estar enfadado, triste, contento ... 
Realmente le agradecía lo buena compañera de viaje que ella es.
Y ella me decía. Sabes que siempre que quieras puedes recurrir a mi. Siempre que lo necesites yo nunca te voy a faltar.  A veces me ven como un castigo, pero realmente lo único que hago es acompañar en esos momentos que cualquier persona necesita para reflexionar, para conocerse mejor, para recordarse. 
A veces doy miedo a las personas que necesitan estar apegadas a algo o a alguien.  A esas personas que necesitan depender, les doy pavor.  A esas personas que no quieren verse me ignoran por completo. Huyen de mi, sin saber que huyen de ellos mismos. Pero en cambio cuando me ven como una amiga, una compañera de viaje que lo único que hace es recordar para que…