Ir al contenido principal

La Felicidad en el espejo


Hoy leía en mi muro de Facebook una parábola que como todas tiene su mensaje. La parábola es la siguiente:


En el principio de los tiempos, se reunieron varios demonios para hacer una travesura. Uno de ellos dijo: "Debemos quitarles algo a los hombres, pero,¿qué les quitamos?".
Después de mucho pensar uno dijo: "¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar".
Propuso el primero: "Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo", a lo que inmediatamente repuso otro: "no, recuerda que tienen fuerza; alguna vez alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está".
Luego propuso otro: "Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar", y otro contestó: "No, recuerda que tienen curiosidad, alguna vez alguien construirá algún aparato para poder bajar y entonces la encontrará".
Uno más dijo: "Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra". Y le dijeron: "No, recuerda que tienen inteligencia, y un día alguien va a construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad".
El último de ellos era un demonio que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás.
Analizó cada una de ellas y entonces dijo: "Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren".
Todos voltearon asombrados y preguntaron al mismo tiempo:
"¿Dónde?". El demonio respondió: "La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán".
Todos estuvieron de acuerdo y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo.

Nos pasamos la vida buscando externamente. Tanto buscamos que nos olvidamos de nosotros mismos. Lo peor no es que nunca se encuentra la felicidad en el exterior, lo peor es que la gran mayoría se pasa la vida culpando en el exterior sus propias desdichas, sin entender que la vida es una gran avenida de espejos, y que en todos se refleja todo aquello que atraemos. 

Si tu eres violento, tomarás la avenida de los violentos, y tarde o temprano te encontraras con una situación violenta que tú mismo has generado.

Si tu odias, tomarás la avenida del odio, y tarde o temprano te encontrarás con el odio que tú mismo generas.

Lo difícil no es lo que te encuentras, sino el comprender que lo que te encuentras es todo aquello que tú mismo generas. Lo fácil es culpar a los demás de eso que te has encontrado y que crees que no te mereces, porque si cada uno se mira a sí mismo y es capaz de enfrentarse, se dará cuenta que todo aquello que encuentra lo ha generado en algún momento de su vida. Si culpa a los demás su vida será un continuo lamento, adquiere el papel de víctima, y como no hay víctima sin verdugo, atraerá continuamente a sus verdugos para poder seguir lamentándose. Pero cuando sea consciente que con cada espejo, la lectura ha de ser, "que hay en mí que lo veo reflejado en esa persona que no me gusta nada", sólo en ese momento podrá comenzar a comprenderse y a cambiar en sí mismo todo aquello que no le gusta. 

Lo terrible es que muchas veces, cuando es capaz de verse reflejado, y lo que ve no le gusta, el camino más sencillo es darse la vuelta y seguir buscando culpables ante todo eso que siguen generando.

La decisión siempre es nuestra.

Entradas populares de este blog

El camino del soy yo al yo soy

Nos pasamos, años, algunos quizá toda la vida... Buscando... Buscando siempre en el exterior esa chispa, esa energía, ese algo que permita llenar nuestros vacíos... Porque hemos aprendido a que hay que vivir en plenitud. Pero que es la plenitud sino un vacío de ti mismo? Porque solo desde un vacío puedes volver a llenar. Aprendemos a cubrir los vacíos físicos teniendo, poseyendo todo lo que se ofrece en el exterior. Aprendemos a cubrir los vacíos emocionales, teniendo pareja, amigos, hijos, pero lo aprendemos desde la posesión, sin comprender que nada nos pertenece. Aprendemos a cubrir los vacíos mentales apegados al pasado y preocupados por el futuro sin ocuparnos del presente, sin permitirnos vivir el aquí y el ahora que es el único momento en el podemos sentir plenamente. Intentamos conseguir prestigio, admiración, aceptación desde la apariencia externa, sin comprender que eres tu el primero que lo tienes que tener hacia ti, sin la necesidad de que otros lo hagan. Algunos encuentran el…

Respuesta como humanista (Cristoväo Chico Buarque)

Me veo en la obligación de publicar este artículo, porque creo que es una aportación más  que interesante en lo que se refiere a las personas que se mueven dentro del sistema. Quizá más mentalidades de este tipo, ayudarían a que ese sistema aportase muchas más cosas gratificantes a la sociedad que lo nutre. Quizá no habría tantos desengaños y tantas deserciones de un sistema que no ampara la evolución personal. Personalmente me quedo con la respuesta humanista. Me dá igual si se ha dado una bofetada o no y al gobierno que se le haya dado, porque para mí el valor está en esa mentalidad, no en las consecuencias de la misma. Está en la aportación humana, no en la división entre los paises. Lo que realmente me entristece es en que la principal conclusión sea la bofetada que se dé a EEUU, cuando tendría que ser en un enfoque positivo, lo que debería aportar el contenido al sistema criticado en sí. La transcribo tal cual:
"Educadísima Bofetada al gobierno de los EEUU....!!

DECLARACIONES DE …

Soledad

Hoy hablando con mi amiga Soledad le daba las gracias por todos esos momentos que me ha dedicado. 
Esos momentos en los que me ha permitido reencontrarme conmigo mismo. 
Todos esos momentos en los que me ha visto llorar, sonreír, estar enfadado, triste, contento ... 
Realmente le agradecía lo buena compañera de viaje que ella es.
Y ella me decía. Sabes que siempre que quieras puedes recurrir a mi. Siempre que lo necesites yo nunca te voy a faltar.  A veces me ven como un castigo, pero realmente lo único que hago es acompañar en esos momentos que cualquier persona necesita para reflexionar, para conocerse mejor, para recordarse. 
A veces doy miedo a las personas que necesitan estar apegadas a algo o a alguien.  A esas personas que necesitan depender, les doy pavor.  A esas personas que no quieren verse me ignoran por completo. Huyen de mi, sin saber que huyen de ellos mismos. Pero en cambio cuando me ven como una amiga, una compañera de viaje que lo único que hace es recordar para que…